Vecinos en Flor

Descripción del Proyecto

Vecinos en Flor (VeF) nace como un proyecto de extensión universitaria en la Facultad de Agronomía de la UBA en 2012. Lo conforman estudiantes, docentes, no docentes y graduados, tanto de la Facultad de Agronomía como de otras Facultades de la Universidad y de otras universidades e institutos. Tiene el objetivo de promover la inclusión laboral de personas con discapacidad (PCD), y lograr un cambio en la mirada sobre la discapacidad por parte de la sociedad.

La "idea-fuerza" que se soñó en los orígenes del proyecto es: un equipo de trabajadores compuesto por personas con diferentes discapacidades y sin discapacidad, que ofrecen a una "vecina" en un barrio arreglar su cantero... a partir de allí y del trabajo realizado, los vecinos comienzan a integrarse al trabajo, renovando la vida barrial que estaba perdida. En definitiva: cambiar la mirada y comenzar a reflexionar a través de un ejemplo concreto.

Por supuesto, este "trabajar" tendrá todas las formas posibles de acuerdo a las posibilidades que se abran y las oportunidades que se brinden. El compromiso del proyecto es facilitar la "capacitación para el trabajo" en todos sus aspectos.

Los voluntarios en Vecinos en Flor (VeF) promueven la inclusión laboral de las PCD a través de talleres abiertos a toda la comunidad y de un Curso Inclusivo con Certificación sobre Introducción al Cultivo de plantas. Los talleres se ofrecen los sábados, generalmente el segundo sábado de cada mes y el curso, un día de semana durante el primer cuatrimestre.

Las actividades de los talleres están relacionadas tanto con las plantas - jardinería, huerta, elaboración de compost, lombricompuesto y otros temas vinculados - como con cuestiones teóricas en debate, presentadas por expertos que informan distintos aspectos de la problemática de la discapacidad, las nuevas miradas, asuntos legales y el acceso al mundo laboral. El equipo, además, realiza y participa de Seminarios y Jornadas sobre Discapacidad.

Todos los talleres son gratuitos y de libre acceso. Cambian la vida de los participantes pues la intensa colaboración que requiere derribar las barreras presentes a través de cada discapacidad en cada persona estimulan la reflexión y creatividad de todo el equipo así como de los propios asistentes que interactúan entre sí, dándose diferentes apoyos, convirtiendo el aula y los espacios de práctica en un ámbito verdaderamente inclusivo.

Se ha observado así a personas con discapacidad visual utilizando la pala, cultivando y reconociendo plantas como a personas con discapacidad intelectual explicando una actividad compleja, por ejemplo, la siembra de almácigos.

El proyecto cuenta con el patrocinio de dos organizaciones de la sociedad civil: Asociación Civil El Puente Verde y FUNDAL (Fundación para el Desarrollo Autónomo Laboral), ambas con una concepción similar acerca de la autonomía que pueden conseguir las PCD a través de la capacitación, el trabajo y el conocimiento de los derechos. Ambas organizaciones brindan apoyo y conocimientos a través de sus expertos. También cuenta con la colaboración de otras  instituciones o proyectos con quienes se articulan distintas visitas y actividades.

Los integrantes del proyecto tienen algunos formación en aspectos de la agronomía y el cultivo de plantas, mientras que otros se desempeñan laboralmente en el ámbito de la discapacidad y derechos de las PCD como profesores de educación especial, acompañantes terapéuticos, facilitadores en entornos laborales y aun sociólogos. Todos, con una fuerte orientación hacia la generación de autonomía y de mejora de la autoestima y calidad de vida. Este proyecto generó, además, trabajos de tesis para el grado y participación en instancias académicas como congresos y seminarios de distinta índole.

El curso inclusivo, en su segunda edición dictada en el primer cuatrimestre de 2018 , con más de 30 inscriptos, personas de diferentes edades, con y sin discapacidad, está dirigido a las personas que tienen la vocación de trabajar con plantas, mayores de 18 años, que deseen comenzar a estudiar y capacitarse para la búsqueda de un trabajo.

Con clases inclusivas, con conocimientos y práctica, con un certificado, se puede comenzar un camino que otros en  la sociedad tienen allanado, existiendo muy pocas ofertas de capacitación para el trabajo para las PCD. Se apunta, nuevamente, a quienes desean y "eligen" trabajar con plantas. Es decir, se espera que las PCD puedan elegir en qué capacitarse y en qué trabajar. Desde ese lugar, la Facultad de Agronomía y Vecinos en Flor abre sus puertas.  

“Vecinos en Flor” de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires
realiza un valioso aporte permitiendo darle la oportunidad de aprendizaje, salida laboral e inserción social a PCD; y cuenta también con una función social relevante: la inclusión.